Utilizamos cookies para optimizar nuestro sitio web y nuestro servicio. Leer más Aceptar

Inicio > Noticias > Hoy entrevistamos a María Esther Cedeira Castro
Ago
06
2021
Conoce a María Esther Cedeira Castro, cuidadora no profesional
Hoy entrevistamos a María Esther Cedeira Castro
Fundación Mujeres
Desde Cuidadanas estamos visibilizando a las mujeres cuidadoras no profesionales, por ello, publicamos esta serie de entrevistas, para que nos cuenten su historia y puedan servir de inspiración a otras mujeres.

Desde Galicia, hemos contado con la colaboración de María Esther Cedeira Castro y nos ha explicado su experiencia como cuidadora y su paso por el programa.


Cuéntanos por qué llegaste a Cuidadanas

Estaba a cargo de los cuidados de mi madre que había enfermado de tuberculosis. La traje a casa para cuidarla mejor. Vivo en Abegondo, un pueblo de A Coruña Galicia. Asumí todos los cuidados por un periodo de siete meses sin descanso. A lo largo de este tiempo ella mejoró y pidió volver a su casa en A Coruña. Una vez que la deje ahí sentí la necesidad de pedir ayuda me sentía feliz por la mejora de mi madre pero muy agotada. La primera idea que tuve, ir al ayuntamiento de A Coruña, al Centro Cívico. Así que hacia ahí me dirigí. Conté mi situación y me redirigieron a Fundación Mujeres. La persona que me atendió de inmediato me ofreció múltiples posibilidades para ayudarme, sabía por lo que estaba pasando. 


¿Qué te animó a venir?

Como ya he mencionado, los cuidados son muy desgastantes sobre todo psicológicamente. Hay un cansancio mental constante, buscaba una evasión a mi situación, un apoyo. En Fundación mujeres encontré lo que necesita y mucho más desde el primer momento. Te ofrecen talleres para cuidarnos y querernos a nosotras mismas, asesoría legal para solicitar atención y realizar trámites de nuestros mayores dependientes. Además, talleres de lectura, culturales, tertulias, incluso de inserción laboral que me gustó mucho. Yo tenía muchos años sin trabajar pero aun así, acudí a un curso del INEM y por dos veranos hasta tuve trabajo. Trabajé en atención a los mayores en un Centro de mayores esto me dio seguridad, motivación para seguir aprendiendo y ayudar a otros. Me sentí empoderada.


¿Qué has cambiado en tu vida para situarte también en el centro de tu cuidado?

Mi vida cambió. Me siento empoderada con ganas de hacer planes. Los talleres me han trasmitido muchas ganas de volver a aprender, de saber cosas, los he visto como una guía en mi aprendizaje. Los talleres que ofrece Fundación mujeres nos ponen al día mental y físicamente han sacado a luz mis gustos y ahora tengo aficiones, el teatro, por ejemplo. Ahora acudo a un taller de pedagogía teatral. Los disfruto mucho, me da herramientas para mejorar. También he hecho un nuevo grupo de amigas y compañeras con las que comparto mis gustos por la lectura, tenemos nuestro club de lectura. Una vez en semana me traslado a A Coruña, es mi espacio para mí.


¿Cuáles consideras tus logros más destacados?

Volver a aprender. Aprender a cuidarme a pedir ayuda y conocer gente. Me siento más abierta. Las charlas de Fundación mujeres me han guiado hacia el empoderamiento, son guía para la apertura, me han transmitido vitalidad.


Hablemos de dificultades… ¿Qué obstáculos te has encontrado en este camino?

La dificultad más fuerte es la familia. He sido hija única así que mi propia familia me ha tenido que ayudar, mi marido, mi hijo. He tenido que plantar cara a mi familia para exigir unas horas para mí. No para hacer la compra, para mí, para hacer lo que me gusta, despejarme de las tareas de casa y aprender cosas nuevas.


Y ahora, ¿Qué retos te has planteado?

Aunque mi madre ha muerto hace año y medio tengo planeado seguir en Fundación mujeres. La vida siempre te pone ante nuevos retos y nuevas dificultades por lo que siempre necesitamos ayuda. Yo quiero seguir aprendido, hice un año de universidad y ya había olvidado lo que es aprender quiero seguir aprendiendo a aprender. Seguir con mi club de lectura, acrecentar mi nivel de lectura. Quiero seguir yendo a A Coruña hasta que pueda, estos treinta kilómetros me ayudan a eludir mi día a día y reencontrarme conmigo misma. Me despeja cambiar de ambiente y hacer actividades que me empoderan. En fundación Mujeres me siento contenta. 


¿Qué le dirías a una mujer cuidadora, en una situación parecida a la que tú tenías?

Le diría que saliera, que busque ayuda y apoyo, que vaya a las instituciones, al ayuntamiento directamente, como yo. Que acuda a Fundación mujeres, ahí la van a ayudar. Que comparta, que no se quede con lo que siente ni se encierre, que crezca y no deje de buscar. A Fundación mujeres le digo que se promueva más que haga difusión en televisión. A raíz de que la vi en televisión más gente la conoce. En el medio rural si se usan las redes sociales, aquí ya nos han puesto la red, pero la televisión llega a más gente.

 

Desde Fundación Mujeres y Cuidadanas, queremos agradecer a María Esther su colaboración y participación y animar a más mujeres como ella a seguir luchando por sus motivaciones personales, sociales y laborales para conseguir los logros que se propongan. 

Si estás interesada en reconducir la tarea del cuidado que realizas para darte el espacio que necesitas y construirte como mujer y como mujer cuidadora puedes contactar con nosotras llamando al 915 912 420 o al correo cuidadanas@fundacionmujeres.net

Esta actividad está financiada por el
Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030