Utilizamos cookies para optimizar nuestro sitio web y nuestro servicio. Leer más Aceptar

Inicio > Noticias > Hoy entrevistamos a Carmen Gutiérrez Tejedor
Nov
02
2021
Conoce a Carmen Gutiérrez Tejedor, cuidadora no profesional
Hoy entrevistamos a Carmen Gutiérrez Tejedor
Fundación Mujeres
Desde Cuidadanas estamos visibilizando a las mujeres cuidadoras no profesionales, por ello, publicamos esta serie de entrevistas, para que nos cuenten su historia y puedan servir de inspiración a otras mujeres.

Desde Asturias, hemos contado con la colaboración de Carmen Gutiérrez Tejedor quien nos ha explicado su experiencia como cuidadora y su paso por el programa.

Cuéntanos por qué llegaste a Cuidadanas
 
Llevaba sin trabajar tres años y eso me afecto, porque claro, te hace sentir con la moral muy baja. Como estaba en el paro, me dedique a cuidar a mis padres. Mi padre va a hacer 90 y mi madre 88 y es difícil, porque te encuentras en una situación nueva y sola. Yo tengo dos hermanos, pero al final soy yo la que más se dedica a cuidar de ellos. Hay uno que vive con ellos, pero esta todo el día fuera trabajando, así que como estoy en el paro, soy yo la que los lleva a los médicos, la que los levanta, etc. Bueno, mi madre en realidad todavía se vale por ella misma, pero mi padre no, está en silla de ruedas y casi no puede andar, así que lo tengo que sacar a pasear y así. Es frustrante verlos envejecer y hay que hacer como psicóloga además, porque hay que animarlos. El está muy desanimado, porque no entiende que le pasa, y no quiere andar, pero yo todas las mañanas, aunque sea con la silla de ruedas, le impulso. Más o menos llevo así tres años, y es duro. 

 ¿Qué te animó a venir?

Llevaba sin trabajar tres años, y a pesar de que estaba cuidando a mis padres, lo que más quería era trabajar, porque al final tengo un hijo, y a casa solo llegaba un sueldo. No encontraba trabajo, y el paro me derivo a Fundación mujeres. Ahí fue cuando Ana me propuso participar en Cuidadanas, lo de participar en talleres y así, así que me apunte y como me gustó, me apunte a todos los que pude. La verdad que me gustan, siempre aprendo cosas nuevas. 
 
¿Qué has cambiado en tu vida para situarte también en el centro de tu cuidado?
 
Pues aprendí a reflexionar un poco más, a pesar un poco más en mí también, porque vas con toda la atención hacia ellos y a veces te paras a pensar y uff…. Es una carga. Aprendí eso, a cuidarme, a escuchar más mis emociones, a identificarlas mejor, a decir que no cuando tengo que decirlo, porque a veces te sientes mal, pero otras no tienes otro remedio. Antes también era muy de llevar todo a rajatabla, pero aprendí que tampoco es así. Así que el haber cambiado estas cosas me ha ayudado positivamente, porque he aprendido mucho. Los talleres me han ayudado mucho, y he sido capaz de aplicar lo aprendido. El primero me gustó, y ya me apunté a los demás. 
 
¿Cuáles consideras tus logros más destacados?
 
Pues al principio era yo la que tomaba las decisiones en relación a mis padres, pero al final fui capaz de decir, oye, somos tres, estoy sin trabajar y puedo, pero hay cosas en las que tenemos que estar los tres. Así que ahora me reúno con ellos para tomar decisiones. También les dije que, entre semana, como no trabajaba que me podía hacer cargo yo, pero que los fines de semana me los tomaba de descanso, porque al final cansa…. Luego además también tengo un adolescente en casa y también ocupa tiempo, porque tengo que estar pendiente de que haga los deberes y así, aparte de atender la casa también. Así que he aprendido a hablar y comunicarme. 
 
Hablemos de dificultades….¿Qué obstáculos te has encontrado en este camino?
 
Muchas. Al principio muchas, pero ahora ya lo estoy llevando mucho mejor. Al final es difícil, ¿no? Porque es como cuando tienes un niño por primera vez, y te lo ponen ahí para que te hagas cargo de él, pues con las personas es igual. Hay circunstancias en las que dices, ¿Qué hago? Pero bueno, al final con esas circunstancias también aprendes, siempre hay cosas en el día a día que dices, "joe", nunca te vas a la cama sin haber aprendido algo nuevo.
Ver a mi padre así también es difícil. El todavía no está mentalizado y cree que va a poder andar. El antes andaba bien, y tiene la cabeza muy bien, pero después de una caída grande que tuvo, pues ha ido decayendo. Tiene la cabeza muy dura además, y bueno, la verdad es que mi madre me ayuda mucho, porque le dice “¿pero no ves que intenta ayudarte?”·. Pero él es muy cabezón, y bueno, al final te pones en su papel y dices, ostras, que eres la hija y le estas riñendo, ¿no? Pero bueno, lo se convencer y le motivo para que haga los ejercicios del día a día, para que ande y así. A mi madre también la voy ejercitando mentalmente, porque ella esa bien, se vale más por sí misma, pero la voy ejercitando para que recuerde cosas y así. Es que da penita, y más cuando son tus padres.

Y ahora, ¿Qué retos te has planteado?
 
El reto principal de ahora es buscar trabajo. Es que cuando tenía 15-16 años, mi madre estaba muy mal y tuve que cuidarla también, así que tuve que dejar de estudiar, la tuvimos que llevar a Madrid… Y bueno, ya salió de eso, pero por cuidarla no puede asistir a cursos y así. Luego empezó a estudiar, pero como vi que era más mayor que el resto me empecé a desanimar y como me ofrecieron trabajo, me puse a trabajar. He estado trabajando hasta hace tres años y la verdad es que nunca he estado en el paro tanto tiempo, así que ahora lo que más quiero es encontrar un trabajo, estoy mandando currículos y así. 
También me he planteado volver a estudiar. Estuve estudiando para ser auxiliar de clínica, pero hice hasta tercero y no lo acabe, hice incluso mis prácticas en la cruz roja, pero como lo dejé, es como si no tuviera nada…. Ahora me he replanteado retomarlo porque me gusta.
 
 ¿Qué le dirías a una mujer cuidadora, en una situación parecida a la que tú tenías?

Pues les diría que muchos ánimos, que no es fácil, pero que se puede. Con paciencia todo se puede, así que para adelante. Nada es imposible. 
 
 
Desde Fundación Mujeres y Cuidadanas, queremos agradecer a Carmen Gutiérrez Tejedor, su colaboración y participación y animar a más mujeres como ella a seguir luchando por sus motivaciones personales, sociales y laborales para conseguir los logros que se propongan.
 
Si estás interesada en reconducir la tarea del cuidado que realizas para darte el espacio que necesitas y construirte como mujer y como mujer cuidadora puedes contactar con nosotras llamando al 915 912 420 o al correo cuidadanas@fundacionmujeres.net
 
Esta actividad está financiada por:
Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030