Utilizamos cookies para optimizar nuestro sitio web y nuestro servicio. Leer más Aceptar

Inicio > Noticias > Crónica del 1er Espacio de Reflexión Feminista -Yo no limpio, tú no limpias, ella limpia (sin contrato)-
Nov
22
2021
En la misma se debatió en torno al empleo de hogar y las migraciones, teniendo en cuenta la pandemia de la COVID-19.
Crónica del 1er Espacio de Reflexión Feminista -Yo no limpio, tú no limpias, ella limpia (sin contrato)-
Fundación MUJERES – Delegación de Extremadura
Durante la jornada, se mostraron las consecuencias en las vidas de las mujeres empleadas de hogar migrantes, de la gestión actual de los cuidados en nuestra sociedad.

El pasado 18 de noviembre se realizó este Espacio de Reflexión Feminista, en la Casa de la Mujer de Cáceres, donde contamos con la presencia de Carolina Elías, de Servicio Doméstico Activo (SEDOAC) y Karla Chavarría, de la Asociación de Empleadas de Hogar, Cuidados y Limpieza de Cáceres. Se puede ver la presentación en YouTube en este link

 

La exposición se dividió en tres bloques: 
  1. Los cuidados son un trabajo imprescindible, pero mal valorado e invisibilizado, lo que conlleva que la realidad laboral y las condiciones de vida de las empleadas de hogar sean muy difíciles. Ante la falta de asunción por parte del Estado y de corresponsabilidad en las empresas, la gestión de los cuidados sigue estando en las familias, lo que en la práctica implica que la responsabilidad recae en las mujeres. En esta situación, el empleo de hogar se convierte en una opción, siempre y cuando su coste monetario no sea elevado. Esto se consigue manteniendo el sector con menos derechos que el resto de sectores laborales, de forma que es asumido por aquella población con menos oportunidades, es decir: mujeres migrantes. La falta de derechos en el empleo de hogar da lugar a grandes situaciones de indefensión de una población cuyos derechos ya están mermados, por la propia ley de extranjería. 
  2. La pandemia y el empleo de hogar: cuál fue la realidad de las empeladas de hogar en ese momento y las consecuencias posteriores. Esta indefensión se hizo aún más evidente durante la pandemia, en la que las situaciones se endurecieron. Tras un fuerte ejercicio reivindicativo se consiguió que el sector recibiera ayudas como otros sectores, sin embargo, estas han sido insuficientes. Ante esto, hubo grupos autorganizados de ayuda mutua. 
  3. Frente a esto, las demandas de las empleadas de hogar migrantes, organizadas, se centran en la equiparación del sector, a lo cual obligaría la ratificación por parte del gobierno del Convenio 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como la derogación de la Ley de Extranjería, denunciada por dar lugar a violaciones de los derechos humanos de las personas migrantes.