Gracias a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, (cada vez me gusta más la página http://www.congreso.es/),  pude seguir ayer una buena parte de la intervención de la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en su comparecencia ante la Comisión de Igualdad del Congreso.
Si no huera sido por esto creo que hoy estaría muy enfadada con las propuestas del Ministerio de Igualdad, pero no es así. Sin entrar en detalles sobre mi satisfacción con lo escuchado, lo que estoy es muy sorprendida de cómo los medios de comunicación nos están informando sobre los contenidos de la intervención de la Ministra de Igualdad. Por ceñirme a la parte relacionada con el programa en materia de violencia de género, recuerdo haber escuchado muchas cosas. Las que a mí personalmente me parecieron más significativas son las siguientes:

  1. Está prevista una Conferencia de alto nivel con Comunidades autónomas para mejorar mecanismos de coordinación.
  2. Va a ponerse en marcha una campaña de sensibilización continuada y multifocal tratando los diferentes aspectos de la violencia.
  3. En coordinación con los ministerios competentes se van a impulsar entre otras las siguientes actuaciones:
    a. Con Educación: Va a completarse la intervención en materia de prevención en el sistema educativo incluyendo el desarrollo de un distintivo en materia de violencia para aquellos centros educativos que planteen buenas intervenciones.
    b. Con Sanidad: Puesta en marcha de unidades especializadas.
  4. Se van a potenciar las unidades de coordinación en las delegaciones del gobierno abriendo la participación a las comunidades autónomas y entidades locales.
  5. Se prestará especial atención a la atención a menores como víctimas de la violencia.
  6. Están previstas medidas de formación para todas las especialidades profesionales de los diferentes ámbitos de la administración pública que intervienen en los procesos de prevención y atención a la violencia de género.
  7. Se habló de fortalecer la protección de las victimas invirtiendo mayores recursos en efectivos policiales, firmando acuerdos con las entidades locales y trabajando en nuevas herramientas para garantizar la seguridad personal.
  8. Se planteó un fortalecimiento de las medidas sociales que incluyen un plan de empleo para víctimas de violencia de género.
  9. Se potenciará el funcionamiento del observatorio estatal, poniendo a disposición de profesionales información especializada y datos que mejoren su intervención.
  10. Se va a trabajar en colaboración con justicia e instituciones penitenciarias la calidad en los procesos de reeducación de maltratadotes tanto dentro como fuera de la cárcel.

Además de esto, como tema de fondo, se habló de la necesidad de construir un nuevo modelo de masculinidad, que básicamente, significa que hay que convencer a los hombres de que la violencia y el desprecio por las mujeres no tiene por qué formar parte del patrón de comportamiento masculino. Esta cuestión está siendo abordada ya desde muchas de las organizaciones que trabajan con la violencia de género y no es raro encontrar gobiernos autonómicos o locales que tienen actuaciones en este sentido, incluso en forma de teléfonos de atención como puerta de entrada a programas de prevención de la violencia directamente dirigidos a varones.
Es cierto lo que dice hoy la prensa, se anunció una medida de puesta en marcha de un teléfono de asesoramiento para hombres en relación con la violencia de género, pero desde luego, en el marco de la intervención, personalmente no me pareció, ni mucho menos, la medida estrella, sino una más de las medidas en el ámbito de la prevención.
Indudablemente mi opinión no coincide con la mayoría de los medios de comunicación que, han decidido hacer de esto, y no de ninguna de las otras cuestiones anunciadas, el centro del interés informativo para las personas a las que se dirigen. La pregunta es ¿por qué? Francamente no alcanzo a entender la razón. (Definitivamente no entiendo a los medios ni sé lo que es una noticia, ya me lo dicen muy a menudo, y es verdad)
Si se trataba de darle un tono jocoso y exótico a la noticia, quedarse con el detalle y hacer una reducción al absurdo, prescindiendo de los elementos que dan sentido a una intervención que sólo puede ser entendida desde la integralidad, yo hubiera propuesto el siguiente titular, teniendo en cuenta que también se anunció la construcción de un monumento en memoria de las víctimas:

Un monumento y un teléfono para hombres para acabar con la violencia de género.

Más allá o no de la oportunidad de ambas medidas que, desde luego pueden ser discutibles, aunque para ello sería conveniente conocer previamente los detalles de su puesta en marcha, no resulta razonable que hoy la prensa, a golpe de telefonazo, sólo esté interesada en saber que pensamos las organizaciones de mujeres sobre el anuncio en cuestión y no nos pregunten ni una sola palabra de otros temas de la intervención. (Por ejemplo se habló de IVE, de planes de igualdad en las empresas, de empleo y mujeres emprendedoras y empresarias, de la modificación de las funciones del Instituto de la Mujer”¦ en fín de muchas cosas, a mi juicio de mayor trascendencia).
Para las que se hayan enfadado mucho, muchísimo, con las propuestas realizadas por el Ministerio de Igualdad, tal y como aparecen reflejadas en la prensa, recomiendo la lectura de las actas de la comisión, que seguramente estarán en breve en la página del www.congreso.es, y que hagan el sudoku del periódico de hoy.