Dos buenas noticias.  Gobierno paritario y Ministerio de Igualdad.

Gobierno paritario. No más que paritario como se ha escrito en algún sitio, ya que la paridad es una cualidad que se tiene, o que se carece de ella, pero no existe el concepto de más qué. En clave de broma, siguiendo alguna de las observaciones que he escuchado a Amelia Valcarcel en alguna ocasión, es posible que ahora que somos más, haya gente que entienda que los porcentajes y la cualidad de la paridad también está pensada para proteger los espacios masculinos.

Ministerio de Igualdad, ampliamente justificado y esperado, no sólo porque figura como una de las recomendaciones de la Plataforma de Acción de Pekín, sino porque la complejidad y amplitud de las políticas de igualdad que hay que desarrollar al abrigo de la legislación vigente, así lo recomiendan. Contar con un departamento de alto nivel sin duda va a facilitar el desarrollo de las actuaciones previstas.

Estoy encantada con un nuevo gobierno que empieza a tener elementos de un cambio evidente de paradigma en la participación política de las mujeres. Un Gobierno paritario, con mayoría equilibrada de mujeres, una mujer al frente de defensa, una ministra que va a ser madre en breve y una mujer jóven para darle un nuevo impulso a las políticas de igualdad.

Ahora a trabajar y a continuar con una labor que sólo ha empezado a apuntar todo lo bueno que está por llegar.