Este fin de semana, durante los días 25, 26 y 27 de junio, Fundación Mujeres estaremos en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones celebrando el Encuentro de mujeres emprendedoras africanas y españolas: Hacia el empoderamiento económico.

Podéis ver los detalles de la organización en la web www.elwa.es.

La feria está abierta a todas aquellas personas que quieran visitarla y conocer a las mujeres emprendedoras africanas y españolas que participan y a las organizaciones que en uno y otro lado trabajamos a favor de los derechos y el empoderamiento económico de las mujeres. Estaremos por allí. Estáis todas invitadas. Os esperamos a todas, a las amigas y a las personas interesadas o simplemente curiosas, ya que hemos trabajado mucho para que éste sea un evento digno de ver, con mucho contenido del que aprender y disfrutar.

La preparación de todo esto, han sido varios meses de intenso trabajo, de subidas y bajadas, de disgustos y alegrías, culminados por estos últimos días, esos,  justo los anteriores a un acto, en los que por momentos parece que todo cuadra y, por momentos, todo se ha caído. Tenemos ya ganas de que empiece y, por que no decirlo, también de que acabe, como siempre que se organiza algún evento. Y éste, probablemente es uno de los más importantes organizados desde la Fundación Mujeres, al menos en los últimos años.

Hemos intentado que este acto tenga lo mejor de lo que hemos aprendido en materia de emprendizaje y cooperación en los últimos años. Puedo asegurar que lo aprendido ha sido mucho, sobre todo porque hemos estado muy bien acompañadas y apoyadas. No hubiera sido posible acumular el conocimiento necesario sin la experiencia de los Encuentros y la Red de Mujeres Africanas y Españolas por un Mundo Mejor. Tampoco sería posible un acto como éste sin el compromiso y estrategia de género de la cooperación española y sin el apoyo que hemos recibido por parte de AECID.

Además están las compañeras de viaje, las mujeres que nos han apoyado y animado para asumir este reto, (este lío en realidad). Es muy difícil nombrarlas a todas, pero tengo que hacer un reconocimiento especial a las mujeres que desde FIDEM, Fundación CEAR, FADEMUR y Solidaridad Internacional, que nos dieron la confianza necesaria para que lo intentáramos y siguiéramos adelante. A todas, muchas gracias. Y no puedo dejar de hacer un reconocimiento particular a una persona que tiene toda mi admiración y respeto, una mujer buena, fuerte y valiente, de esas a quien debemos parecernos cuando seamos mayores, y que es en gran medida el origen de este idea; María Jesús Arsuaga, que también estará por allí estos días.

Por supuesto, tengo que dar las gracias a las más de 150 mujeres participantes que se han dejado embarcar, tanto a las emprendedoras y organizaciones españolas, como a las africanas, algunas ya viajando para llegar a tiempo al evento. Su respuesta ha superado nuestras expectativas y sus deseos de compartir este espacio nos ha ido confirmando que esta es una buena idea. Necesitamos espacios y referencias comunes para vernos, establecer alianzas y estrategias conjuntas. Espero que lo que hemos organizado esté la altura, pero hoy no tengo ninguna duda de que, de este Encuentro, saldrán cosas grandes e interesantes.

El objetivo, como casi siempre, es visibilizar y hacer red. Red para cambiar el mundo con la presencia y el desarrollo de las mujeres, también en lo económico, también a través de la presencia de las mujeres en el tejido empresarial. Aquí y en África. Sin mujeres aventureras y valientes, capaces de cruzarse medio mundo para apoyar y aprender de otras, no hubiéramos podido organizar este encuentro y, sobre todo, nuestro trabajo no tendría sentido.

Por último, un reconocimiento a las pequeñas cosas. Esas que son lo que nos permite dar forma a las ideas. Las cosas de las que se ocupa un equipo de trabajo comprometido con los fines de la entidad y comprensivo con las dificultades que el día a día tiene en una organización como ésta. Gracias a las trabajadoras de la Fundación y al equipo de personas voluntarias que nos han ayudado durante estos meses y que están dispuestos a emplear su tiempo y su esfuerzo en esta aventura.

Hay más gente, mucha más, personas y entidades que han sido generosas con sus espacios, sus recursos y sus materiales, que nos ha asesorado y apoyado para superar los múltiples escollos y esquinas, incluso estos últimos días, a las que espero daros las gracias personalmente este fin de semana. Con tan buenos mimbres es fácil hacer cosas. Con tanta gente dispuesta, tarde o temprano conseguiremos un mundo mejor. No lo dudéis.