Personas maravillosas. Carlota Corredera y su compromiso con los huérfan@s de la violencia de género.

A veces, y en medio de tanto dolor y confusión, se instalan en nuestras vidas seres luminosos, que ponen la mano en nuestro hombro y nos susurran al oído que “esto también pasará” y se ponen en marcha para echar una mano, para hablar en voz alta, para conseguir que las cosas cambien y sean mejores.

Puede que conozcan a Carlota Corredera por sus programas en la televisión, sus reportajes en  las revistas, incluso por sus libros; el último Hablemos de nosotras, editado por Grijalbo y cuyos beneficios se han destinado a  niños y niñas, que han perdido a sus madres asesinadas por sus parejas y que se han traducido hasta el momento en 10.000 euros, 5 becas completas. Ayudas que se se destinaran a la cobertura de gastos relacionados con la educación o apoyo psicológico. Pero hoy queremos detenernos en el lado más humano de Carlota, el que no trasciende pero salva. Resaltar el compromiso de la mujer que detrás del oropel de los escenarios y una fama merecida, mantiene un compromiso con las causas mas olvidadas y muchas de las veces cuestionadas. Basta una llamada y ahí está Carlota, el ser humano, para solidarizarse con este proyecto, que hace suyo desde la emoción y la empatía.

Así que hoy, desde el Fondo de Becas Soledad Cazorla, querida madrina, te damos las gracias los más pequeños y las más pequeñas,  adolescentes y mayores por estar cerca y saber lo mucho que nos queda aún por hacer.

Nos quedan abrazos y emociones y lágrimas y aún el convencimiento de que juntas conseguiremos que las vidas de much@s niñas y niños, sean buenas vidas.

Gracias, Carlota, de corazón. A veces llega un ser azul.